Polio: se estudian nuevas vacunas inactivadas

Artículo publicado por la Asociación Española de Pediatría (8/1/16)

La erradicación de la poliomielitis está cercana y por ello se plantean nuevas acciones, unas para reforzar la limitación de la circulación de todas las variedades del virus salvaje (en abril de 2016 se planea abandonar el uso de las vacunas orales atenuadas trivalentes, sustituyéndolas por otras bivalentes) y otras para, una vez suspendido el uso de todas las vacunas atenuadas, mantener reservas de cepas virales estables, en condiciones de contención segura, para la fabricación de vacunas inactivadas.

Los virus atenuados de la vacuna oral causan una enfermedad paralítica en aproximadamente 1 caso por cada 12 millones de dosis. Además, han demostrado capacidad para incrementar su virulencia tras la replicación activa en el tracto digestivo de los individuos vacunados y su excreción en cantidad y duración considerables, aunque variables, a través de las heces, manteniendo así su presencia en el medio ambiente y el acceso a la población. La intensa replicación viral en el tracto digestivo conlleva el intercambio de material genético y la producción de numerosas mutaciones, algunas de las cuales pueden ser responsables de la supervivencia y diseminación de cepas con virulencia reforzada y capacidad infectiva. El problema de la polio vacunal no es solo resultado de lo dicho antes, sino también de coberturas vacunales subóptimas, como demuestran los últimos casos detectados en el sureste europeo (en las décadas anteriores, con coberturas vacunales bajas en amplias regiones del mundo, se estimó una incidencia de parálisis posvacunal de 4,5 casos por cada 3 millones de dosis).

Por otro lado, hay que destacar que la fabricación de las vacunas inactivadas actuales requiere del uso de cantidades considerables de virus salvajes altamente virulentos y poco estables genéticamente. Mantener este proceso en estas condiciones plantea un problema de bioseguridad difícilmente compatible con el objetivo de la eliminación del virus a medio y largo plazo.

Un estudio reciente (Knowlson S, Burlison J, Giles E, Fox H, Macadam AJ, Minor PD. New Strains Intended for the Production of Inactivated Polio Vaccine at Low-Containment After Eradication. PLoS Pathog. 2015;11(12):e1005316) da cuenta del desarrollo de cepas virales extraordinariamente estables desde el punto de vista genético e hiperatenuadas, mediante la modificación de ciertas bases del ARN de una cepa de poliovirus 3, que, además, mantiene la capacidad inmunógena, al menos en los estudios preliminares en modelos animales.

Estos resultados podrían significar un nuevo hito en la lucha contra la poliomielitis, si finalmente se comprueba que estas nuevas cepas de virus hiperatenuados y genéticamente estables pueden ser la base para la fabricación de vacunas inactivadas, una vez suspendido el uso de las vacunas vivas atenuadas, sin los problemas de bioseguridad derivados de las cepas muy virulentas y poco estables utilizadas actualmente.

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn