La desnutrición y la falta de vacunas están detrás de 7 millones de muertes infantiles

La brecha entre Norte y Sur sigue siendo una realidad. Las cifras presentadas por la ONG 'Save the Children', muestran que casi 7 millones de niños mueren anualmente antes de haber cumplido los 5 años, por causas que, en su mayoría, pueden prevenirse o curarse. Casi la totalidad de los fallecidos (75 países concentran el 95% de las muertes infantiles) son de piel oscura y mueren en zonas asoladas por las guerras y la pobreza: África y el sur de Asia.

Aunque en apenas unas décadas se ha conseguido reducir el número de muertes infantiles en 5 millones (de los 12 millones de 1990 a 6,9 del año 2012), ONG y personalidades de distintos ámbitos que luchan contra las desigualdades, no se muestran satisfechos. "Los datos son buenos, pero sólo son eso, datos. Detrás hay personas que sufren y conocer las cifras sólo me mueve al terreno del desconcierto. Lo importante es que la gente se conciencie de que todavía hay 7 millones de niños que mueren por hambre o por no tener acceso a la sanidad básica", ha recalcado el actor argentino Ricardo Darín, premiado por la ONG por su trabajo en Red Solidaria y su defensa de los derechos de los aborígenes Wichis.

Para Darín o Tawakul Karman, una de las pocas mujeres musulmanas ganadoras del Premio Nobel de la Paz en 2011, el principal problema es que la mayoría son muertes evitables. "En pleno siglo XXI los niños siguen muriendo de hambre o les faltan vacunas para muchas enfermedades comunes", explican. "Con los Objetivos del Milenio del año 2000 se propuso rebajar las cifras de mortalidad en dos tercios para 2015 y en ello estamos luchando, pero todavía no tenemos los resultados que queremos. Es importante que hagamos este sacrificio por ellos, por tener un futuro optimista. No podemos mirarnos a la cara si no se lucha por el futuro de nuestros niños", afirma Karman.

En cambio, el mejor país para nacer vuelve a situarse al norte de Europa. Si el año pasado era Suecia, en 2012 le aventaja Islandia, donde mueren 2 niños de cada 1.000 nacimientos y prácticamente todos disfrutan de un buen acceso a la salud y la educación.

En la presentación del informe también se encontraban otros premiados por esta ONG por sus labores humanitarias, entre ellos el fotoperiodista Gervasio Sánchez y Kim Phuc, embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO, presidenta de su propia fundación para ayudar a los niños en guerra y más conocida por ser la protagonista de aquella fotografía en blanco y negro tomada en 1972, en la guerra de Vietnam, donde corría desnuda y llorando por el napalm que la quemaba.

 

 

"Cuando se tomó aquella foto tenía nueve años. Tenía el 65% del cuerpo quemado y pasé por 17 operaciones y 40 meses hospitalizada. Sé lo que es sufrir por una guerra, sé lo que es odiar y pasarlo realmente mal. Pero ahora puedo hacer algo por los demás, por los niños de ahora. Las guerras, como la que hay en Afganistán, traen muchas de las nefastas condiciones de vida para los más pequeños. Si no cuidamos de ellos, si no luchamos por ellos, no tendremos futuro", afirma Kim Phuc.

Fuente: "Save the Children" - www.elmundo.es

 

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn