Los movimientos anti-vacunas han generado la mayor epidemia de tos convulsa de los últimos 70 años en los EE.UU.

EDITORIAL DEL SITIO VACCINEWS.NET

La gran región del noroeste de los EE.UU., es conocida por su belleza natural. También es una región de alta tecnología con un alto nivel de educación de los ciudadanos - no es exactamente el tipo de lugar donde uno esperaría caer en la retórica anti-ciencia del movimiento anti-vacunas-.

Pero así es. Los anti-vaxxers han convencido a un número alarmantemente alto de los padres en el estado de Washington, de no vacunar a sus hijos. Una historia en The Seattle Times informó que el año pasado: "Washington: los padres están optando por no vacunar a sus niños de jardín de infantes a un ritmo mayor que en cualquier otro lugar del país." Esto a pesar del hecho de que la Fundación Bill & Melinda Gates (formado por el fundador de Microsoft, que tiene su sede en Seattle) es uno de los patrocinadores más importantes del mundo de la investigación de vacunas.

Cuando las tasas de vacunación bajan, todo el mundo se vuelve más vulnerable a las enfermedades infecciosas. Cuando más del 90% de la población está vacunada, tenemos la "inmunidad de rebaño" - esto significa que la enfermedad no se propaga porque no hay suficientes personas susceptibles en la comunidad-. Así que la alta tasa de rechazo de la vacuna en Washington hace que sea más fácil para la tos convulsa (y otras enfermedades) para propagarse.

Los medios de comunicación han sido cómplices en la difusión errores o desinformación en temas vacunales. A veces la información anti vacunas, parte directamente de los propios medios de comunicación, tal como el crédulo, anti-ciencia, anti-vax, reportero de CBS, Sharyl Attkisson. Otras veces se trata de programas de entrevistas, revistas, e incluso anuncios de líneas aéreas que proporcionan una plataforma para que los médicos famosos anti-Vax como Jay Gordon (quien saltó a la fama como médico, por ser hijo de Jenny McCarthy) y el Dr. " Bob "de Sears, que ha publicado su propio calendario "alternativo" de vacunas, en un libro lleno de sentido anti-vacuna.

Estos personajes siguen mencionando, en cada oportunidad que tienen, de que las vacunas causan autismo (como Gordon ha dicho en repetidas ocasiones), o que causan otros daños, a pesar de la abrumadora evidencia mundial en contrario. Ellos usan sus títulos en medicina para asustar a los padres y mantener a sus hijos no vacunados.

Y ahora nos enteramos de que los EE.UU. se encuentran en medio de la peor epidemia de tos convulsa en 70 años. Uno de los estados más afectados, es el de Washington: los CDC acaban de anunciar (el 20 de julio) el registro de 2.520 casos en lo que va del año, un aumento del 1.300% respecto al pasado año. Los casos de este año en comparación con el año pasado, muestran el dramático aumento en las infecciones: Este es el mayor número de casos reportados en Washington desde 1942.

Como para empeorar las cosas, se da aparentemente un aumento de casos entre los niños de 13-14 años. Los niños han recibido una dosis de refuerzo a los 11-12 años, pero este brote reciente señala que la eficacia de la dosis de refuerzo no dura mucho tiempo. El espectacular aumento de la tos ferina este año también sugiere que la bacteria que lo causa, Bordetella pertussis, está mutando para que la vacuna sea menos eficaz.

Sin embargo, los CDC hacen hincapié en: "La vacunación sigue siendo la estrategia más efectiva para reducir la morbi-mortalidad causada por la coqueluche. Se recomienda la vacunación de mujeres embarazadas y los contactos de los lactantes menores de 2 meses, como protección porque aún son demasiado pequeños para ser vacunados. "

Este buen consejo se ve seriamente amenazado cuando los médicos mal informados, como el "Dr. Bob "de Sears, directamente aconsejan a las mujeres embarazadas a no recibir la vacuna contra la tos convulsa, como lo hizo en el Huffington Post. (Nota: Se debe ser escéptico, cuando los médicos famosos son identificados sólo con su primer nombre).

También se debe señalar que la tos ferina es un problema nacional, no sólo del estado de Washington. Los EE.UU. ha tenido más de 17.000 casos este año, y está en camino a transformarse en el peor año desde 1959. La mayor tasa de infección en el país se encuentra en Wisconsin (que también ha sido duramente golpeada por efectos anti-vacunación), seguida de Washington y Montana. Se han reportado 10 muertes, sobre todo en bebés que eran demasiado pequeños para ser vacunados.

Por todo esto, podemos dar las gracias al movimiento anti-vacunación.

(artículo original)

 

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn