Diez grandes logros de la Salud Pública en todo el mundo, 2001/ 2010

Con ese título se elaboró un informe del Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR), haciendo un análisis de los diez logros más importantes en salud pública a nivel mundial, y fue dado a conocer el 24/6/11.Enumeramos los títulos de los mismos y presentamos el resumen del capítulo referido a vacunas.

La introducción de este trabajo, comienza con una mirada global hacia el hecho que un niño nacido en 1955 tenía una esperanza de vida al nacer de sólo 48 años. En el año 2000, la esperanza media de vida al nacer había aumentado a 66 años y, si sigue la tendencia precedente, está previsto que aumente a 73 años en 2025.

Estas mejoras en la longevidad son el resultado de mejores condiciones de vida en general, los avances en la ciencia médica, y una serie de intervenciones a nivel de población. Sin embargo, persisten grandes disparidades. Durante la última década, en países de bajos ingresos, la esperanza de vida al nacer aumentó de 55 a 57 años (3,6%), mientras que el aumento 78 a 80 años (2,6%) en países de altos ingresos.

Información adicional acerca de estos logros se encuentra disponible en http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm6019a5_addinfo.htm

 

Los 10 ítems del informe son:

Reducción de la mortalidad infantil

Acceso a agua segura y sanitarios

Prevención y control de la malaria

Prevención y control del VIH/SIDA

Control de la tuberculosis

Control de enfermedades tropicales re-emergentes

Control del tabaquismo

Aumento de conciencia y de respuesta para mejorar la seguridad vial en el mundo

Mejorar la preparación y respuesta a las amenazas sanitarias mundiales

Enfermedades prevenibles por vacunas

 

El resumen de este último capítulo es el siguiente:

Durante el siglo pasado, se hicieron grandes progresos en el aumento de la esperanza de vida y en reducir la mortalidad entre los lactantes y niños pequeños a través de mejoras en las condiciones de vida y actividades de lucha contra las principales causas infecciosas de muerte. En conjunto, las intervenciones como las descriptas en este informe han contribuido a los cambios en las principales causas de mortalidad observada en el nuevo siglo, con las causas infecciosas crónicas, cada vez más frecuentes no sólo en los países ricos, sino también en países de ingresos bajos y medianos ingresos. Las enfermedades no transmisibles y las malas condiciones de salud, se estima que representarán aproximadamente el 75% de todas las muertes en el mundo para el año 2030.

Los logros descriptos en este informe demuestran la capacidad de los organismos de salud pública para aprovechar y adaptar los recursos científicos, técnicos, legales y las políticas necesarias para responder con eficacia a los problemas actuales. Esta capacidad se pondrá a prueba en los próximos años: las agencias de salud pública continúan sus esfuerzos para combatir las enfermedades transmisibles, responder a la creciente prevalencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y otras afecciones crónicas no transmisibles y las lesiones que requieren de respuestas innovadoras para garantizar más logros importantes de salud pública en el futuro.

Lograr elevar las coberturas de vacunación es una de las más rentables formas de avanzar hacia el bienestar mundial.

En la primera década del siglo 21, se estima que se evitarán 2,5 millones de muertes por año en niños menores de 5 años, gracias a las vacunas antisarampionosa, antipoliomielitis y triple bacteriana (difteria-tétanos-tos convulsa)

La mortalidad por sarampión descendió un 78% desde el año 2000 hasta 2008, como resultado de la ampliación de la cobertura de vacuna, estimando que se han evitado 12,7 millones de muertes.

La Erradicación de la poliomielitis disminuyó el número de países con enfermedades endémicas de 20 a cuatro, con menos de 1.500 casos reportados en 2010.

La cobertura global de tercera dosis de vacuna triple bacteriana (la tercera dosis es la que mide el rendimiento de los programas de vacunación), se incrementó del 74% al 82%.

Las vacunas más nuevas, contra la hepatitis B y Haemophilus influenzae tipo B (Hib) también son ampliamente utilizados en programas nacionales de inmunización a nivel mundial. El número de países que utilizan la vacuna de hepatitis B aumentó de 107 en el 2000 a 178 en 2009, llegando a una cobertura mundial de vacunación del 70%, alcanzado a finales de la década, Se evitarán de esta manera unas 700.000 muertes por cirrosis y cáncer de hígado por cada cohorte de nacimientos anuales en estos 178 países.

Durante 2000 a 2009, el número de países que ya utilizan la vacuna contra el Hib en todo el mundo, aumentó desde 62 hasta 161, con una cobertura global resultante del 38%; lo que arroja un estimado de 130.000 muertes evitadas por neumonía y meningitis por año, en niños menores de 5 años.

Los estudios de la carga de enfermedad y la eficacia de la vacuna, más la creación de mecanismos innovadores de financiación para acelerar el desarrollo de nuevas vacunas y la incorporación de vacunas autorizadas en países en desarrollo es uno de los logros de la década.

Como resultado, las nuevas y subutilizadas vacunas (antineumocócica conjugada [PCV], rotavirus y rubeola) y las vacunas recomendadas para la introducción en ciertas regiones o países donde se cumplen ciertos criterios (ej.: encefalitis japonesa, virus del papiloma humano, antimeningocócicas conjugadas y vacunas contra la fiebre tifoidea) se espera que estén disponibles en todo el mundo, mucho más rápidamente de lo que han sido en el pasado. A fines de 2009, 44 países ya habían incluido la PCV en sus calendarios nacionales; 23 habían introducido la vacuna contra el rotavirus y 130 la vacuna contra la rubéola.

Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) - Global Public Health Achievements Team, CDC. June 24, 2011 / 60(24);814-818

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn