Una versión mejorada de la vacuna de la tuberculosis podría ofrecer mayor protección

Los investigadores Nele Festjens y Nico Callewaert, del Flanders Institute for Biotechnology (VIB) y la Universidad de Gante (Bélgica), han mejorado la eficacia de la vacuna para la tuberculosis BCG y su nueva versión, probada ya en ratones, ofrece una mayor protección frente a esta enfermedad.

La única vacuna que existe en el mercado es la que contiene el Bacilo Calmette-Guérin (de allí la sigla BCG), producida a partir de una bacteria de tuberculosis bovina viva atenuada -la Mycobacterium bovis-, que muestra una gran virulencia en humanos.

En niños, la vacuna previene sólo la mitad de los casos de tuberculosis. En adolescentes y adultos, el grado de protección que alcanza es incluso mucho más bajo. La bacteria a partir de la que se desarrolla la vacuna BCG se esconde ante el sistema inmunitario del organismo en el que termina. Esta podría ser la razón por la que esta vacuna no resulta muy efectiva. Una vacuna tiene que provocar una reacción inmunitaria para proporcionar una buena protección. Festjens y Callewaert han descubierto que la bacteria se esconde tras la enzima SapM, que actúa como un escudo.

Estos investigadores utilizaron este conocimiento para desarrollar una nueva vacuna, adaptando la Mycobacterium bovis BCG para que dejara de ser capaz de generar SapM y que no pudiera esconderse más del sistema inmune.

Probando la nueva vacuna en ratones se ha demostrado que ofrece mejor protección que la actual. También han demostrado que su vacuna funciona de una forma diferente a la de otras vacunas que están siendo probadas en la actualidad. De hecho, esta vacuna adquiere su capacidad de protección extra emitiendo señales que provocan inflamación y activando así las células correctas del sistema inmune.

Los investigadores están convencidos de que, aplicando su estrategia -basada en eliminar este escudo protector- en las nuevas vacunas, que se mejoran de esta forma respecto a las que están en el mercado, se podría conseguir una vacuna que ofrezca una genuina protección frente a la tuberculosis. Según Callewaert, “esta vacuna es más efectiva porque es reconocida más rápidamente por el sistema inmune de la persona vacunada. Tenemos, por así decirlo, descubierta la vacuna tras eliminar su escudo protector”, declaró. Un tercio de la población mundial está infectado por Mycobacterium tuberculosis, responsable de la tuberculosis, que junto con el sida y la malaria es una de las tres enfermedades infecciosas que causan más muertes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 8 y 10 millones de personas se infectan cada año en el mundo y mueren 1,7 millones, la mayoría en países pobres.

EMBO Mol Med 2011;DOI: 10.1002

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn