Marcas

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNAS ANTITUBERCULOSAS

 

 Nota importante:  Las marcas o nombres fantasía contenidas en esta página corresponden a la farmacopea de la República Argentina, país de origen de este sitio; por lo tanto constituyen sólo una referencia para el mismo. Estas marcas pueden modificarse o no, e incluso diferir en otros países. No deben tomarse en ningún caso como indicación o sugerencia sin una consulta o prescripción médica.

 VACUNA BCG (varias marcas)

Vacuna antituberculosa

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA ANTITUBERCULOSA

 

ACTUALIZADO AL 15/8/14
INDICACIONES
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS COLATERALES
CONSERVACIÓN
CALENDARIO ARGENTINO

Es un liofilizado de bacterias vivas atenuadas, obtenidas de cultivo y atenuaciónde bacilos bovinos (Mycobacterium bovis), cuyo resultado final es la llamada BCG, por las primeras letras que identifican al Bacilo de Calmette-Guérin.

Las primeras inoculaciones, en Francia, en 1921, se hicieron por vía oral. Años más tarde, se relegó esta vía por la aparición de infecciones y muertes relacionadas con la vacuna. La actual, a pesar de que se usa oficialmente en más de 150 países, es una de las más discutidas a la hora de definir su rol preventivo. Aún así, algunos países que habían desechado esta vacunación, han vuelto a incorporarla en los cronogramas oficiales.

Es una vacuna de acción individual. Evita la diseminación por vía hematógena (bacteriemia) que se produce en la primoinfección natural por el bacilo de Koch. Por ello es imprescindible su aplicación antes del egreso del recién nacido de la maternidad.

Previene las formas graves de Tuberculosis (TBC) en la infancia y se estima que reduce en un 80% la aparición de la enfermedad hasta entrada la adolescencia, si bien ésto depende de múltiples factores.

Se presenta en ampollas multidosis de 10, 20, 30 y 50 dosis.

Nota: En la actualidad hay varias líneas de trabajo en nuevas vacunas. Algunas derivadas de la BCG o combinadas; y otras aprovechando el descubrimiento del genoma del bacilo.

Indicaciones y Aplicación

Según la OMS, debe utilizarse en los países dónde la incidencia de tuberculosis es del 1% o su prevalencia supera el 10%.

La única dosis debe ser administrada al nacer (de ser posible en la misma maternidad) o lo más temprano posible; ya que permite de esta manera, anticiparse a la infección natural, situación muy probable en el ambiente doméstico. En el recién nacido de término, no se tendrá en cuenta su peso; pero el pretérmino deberá pesar al menos 2 kg.

Se puede administrar simultáneamente con cualquier vacuna, aplicada en otra zona corporal. Puede ser administrada en cualquier momento entre vacunas virales y/o bacterianas. La aplicación previa de inmunoglobulinas específicas (antitetánica) o inespecíficas (gammaglobulinas) no contraindica du administración.

No se ha demostrado que la protección alcance a la edad adulta y se sabe que no influye en la reducción de fuentes de contagio. La duración de la inmunidad conferida por la vacuna se estima que no es mayor de 10 años. Esta vacuna ha demostrado en niños menores de 5 años - en Argentina -, una eficacia global del 73%; y en formas extrapulmonares - sepsis, meningitis y óseas - 64 a 100%.

Se aplica en forma intradérmica estricta: 0,1 ml (a toda edad); en el deltoides derecho. A pesar de ello, en algunas provincias argentinas, aún hoy se vacuna en el brazo izquierdo. Puede ser aplicada con otras vacunas, en sitios diferentes.

La dosis, de acuerdo con estudios operativos controlados, es de 0,1 ml a cualquier edad -independientemente de lo que indique el prospecto-; vía intradérmica estricta, en el deltoides derecho.

Nota: Para reconstituir la vacuna, se debe inyectar el diluyente en el frasco o ampolla, por la pared en forma suave y girar lentamente el frasco varias veces, a fin de lograr una mezcla uniforme. Antes de cargar cada dosis, volver a girar nuevamente el frasco o ampolla para homogeneizar el contenido; recién entonces aspirar la correspondiente dosis.

Actualmente se trabaja en la disminución de la dosis, con efectos inmunogénicos similares. El control de la TBC se basa en el diagnóstico certero y precoz, tratamiento eficaz y vacunación preventiva temprana.

Reacción normal: La inyección intradérmica produce una elevación de la piel que desaparece en media hora. Puede observarse también un nódulo plano eritematoso de 3 mm a las 24-48 hs. La respuesta esperada es una pequeña úlcera necrótica en el sitio de aplicación, que va incrementando su tamaño y que aparece entre 2 a 4 semanas después de su inoculación; pudiendo durar hasta 3 meses. Su impronta puede ser desde una lesión puntiforme a un queloide. Este proceso es absolutamente normal y no requiere tratamiento. Hay individuos que no desarrollan cicatriz, aún en dosis repetidas ("BCG negativos").

Nota: El "nódulo precoz" aparece entre el primero y décimo día, y debe considerarse en primera instancia, un primoinfectado.

INMUNOCOMPROMETIDOS: En el caso de los HIV positivos, al ser una vacuna preparada con bacterias vivas atenuadas, el riesgo de diseminación es grande; pero al mismo tiempo es uno de los grupos actuales de mayor riesgo. Es por ello que la discusión sobre este punto es permanente.

Ver Normas Nacionales de Vacunación (Argentina).

Contraindicaciones

1) R. Nacido pretérmino de menos de 2000 g, pero puede aplicarse si la técnica y experiencia del vacunador lo permite.

2) Afecciones generales de piel; quemados.

3) Enfermedades infecciosas (en especial sarampión y varicela). Se debe posponer la vacunación por 30 días.

4) Enfermedades con grave compromiso del estado general.

5) Inmunodeficiencia congénita o adquirida (Wiscott Aldrich; HIV+ o expuestos a la enfermedad durante el nacimiento; afecciones proliferativas malignas; etc.).

6) Tratamiento prolongado con esteroides , a dosis mayores o iguales a 2mg/kg/día;

o drogas inmunosupresoras durante más de 14 días.

Nota: En la mayoría de los casos, superados los causales de contraindicación, debe aplicarse la vacuna.

Efectos Colaterales

Son relativamente comunes en los Recién Nacidos (RN) y dependen fundamentalmente de factores como la cepa utilizada, el exceso en la dosis, la edad del niño, la técnica de aplicación, la destreza del vacunador y en algunos casos a alteraciones de la inmunidad.


La llamada "becegeítis" (reacción local ulcerada con secreción seropurulenta y con hipertrofia regional de ganglios), se presenta entre 0 y 5 casos cada 1.000 vacunados. No debe ser tratada, ya que no hay resultados positivos con tratamiento, ni con cirugía y en la mayoría de los casos cura espontáneamente.



La osteítis, aparece entre 1 a 12 meses postvacunación en 1 cada 700 mil a 1 millón de dosis aplicadas. (0.01 por millón de dosis Japón - 300 cada millón). Está relacionado con nuevas cepas y/o pacientes con inmunodeficiencias primarias o secundarias.

Se ha observado diseminación fatal en 35 casos sobre 850 millones de dosis, todas en individuos inmunocomprometidos; por lo tanto, en este grupo está contraindicada. En la Argentina, el riesgo de diseminación en pacientes pediátricos con SIDA es de 0,91/100 y está especialmente asociado a dos dosis de vacuna y estadío 2 y 3 de la enfermedad.

Conservación

La vacuna liofilizada debe conservarse entre 2 ºC y 8 ºC, siendo su período de validez de 12 a 24 meses, según cada laboratorio productor. Debe protegerse permanentemente de la luz solar directa o indirecta, antes y después de ser reconstituida. El frasco multidosis, una vez abierto, debe utilizarse dentro de las 6 hs. de la jornada de vacunación; al término de la cual, debe desecharse el sobrante.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

Única dosis: Se aplica al recién nacido durante su internación perinatal o en los días posteriores.

Nota: A partir del mes de Marzo de 2007, se anuló la vacunación al Ingreso Escolar, ya que esta aplicación "no ofrece protección adicional contra las formas graves de tuberculosis de acuerdo con la evidencia científica actual".

No es necesario revacunar fuera del esquema de Recién Nacido si la dosis aplicada no ha dejado cicatriz. Sí deben hacerlo aquéllos que no han cumplido con la vacunación en tiempo o no presentan cicatriz y carecen al mismo tiempo de documentación que certifique su aplicación (sólo hasta los 6 años de edad, inclusive).


CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN

Tuberculosis

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

TUBERCULOSIS

 

ACTUALIZADO AL 15/8/14

AGENTE ETIOLÓGICO

EPIDEMIOLOGÍA
CLÍNICA
SITUACIÓN EN ARGENTINA
SITUACIÓN EN AMÉRICA

Esta enfermedad transmisible es conocida desde la antigüedad. Con el advenimiento de la era industrial se transformó en una plaga: en el siglo XIX, en Europa, era la responsable de una de cada 7 muertes y provocaba la muerte de uno cada 2 infectados. Se la conocía como "peste blanca". El descubridor del bacilo productor, Robert Koch -del que tomará su nombre- inicia en 1882 la era bacteriológica al anunciar sus hallazgos ante el auditorio de la Sociedad de Fisiología de Berlín. Esto sucedía un 24 de Marzo, por lo que hoy se lo considera el Día Mundial de la Tuberculosis.

Agente Etiólogico

 

Mycobacterium tuberculosis. Es un bacilo ácido alcohol resistente (BAAR), Gram positivo, aerobio, de la familia de los Mycobacteriaciae (Actinomycetes); más conocido como bacilo de Koch. Se adapta al medio ambiente, pero la luz solar o ultravioleta, lo eliminan rápidamente.

 

Epidemiología

Según la OMS, es la enfermedad infecciosa transmisible que más muertes produce en jóvenes y adultos en el mundo; afirmando que se infecta una persona por segundo. Es también una de las causas de muerte más frecuente en afectados por el SIDA y mata más mujeres que todas las causas de mortalidad materna juntas.

Este problema mundial es tan serio que aproximadamente un tercio de la población mundial está afectada. En 2005 murieron 1.600.000 de personas por Tuberculosis (TBC) (el máximo histórico se dio en 1995 con 3 millones), lo que arroja un promedio de 4.400 personas por día.

La OMS ha estimado que en el 2005, se presentaron casi 9 millones de nuevos casos; la mayoría de ellos en países en vías de desarrollo; de los que 195 mil correspondieron a infectados por HIV. En los próximos 50 años podrían ser afectadas 50 millones de personas, de no tomarse medidas efectivas; y para agudizar la situación, el bacilo es cada vez más resistente.

La diseminación de la TBC en una población, depende del número de portadores con bacilos visibles al microscopio; y es frecuente entre convivientes hacinados en lugares cerrados y mal ventilados. El riesgo de enfermedad para un portador, está en relación al número de bacilos recibidos, edad, y estado inmunológico. Cualquier persona tiene el riesgo de contraerla si inspira bacilos de un enfermo. Éstos se mantienen en el ambiente desde horas hasta años. La distribución de casos es errática, fundamentalmente en los estratos de baja situación socioeconómica y población aborigen.

En la India hay más de 10 millones de infectados. En Latinoamérica, las tasas son variables según las zonas: en el este brasilero se registran 3 a 10 muertes cada 100.000 habitantes.

Se está incrementando la incidencia de TBC en todo el mundo, acompañando a los casos de SIDA, el deterioro económico de la población, y por la aparición de cepas multi-resistentes; además de la importación a través de inmigrantes de países con alto índice de infectados.

El registro mundial de casos entre 1990 y el año 2000 arrojó los siguientes datos:

# Canadá y Estados Unidos : 120.000 casos.
# América Latina y Caribe: 3.200.000 casos.
# Europa occidental: 420.000 casos.
# Europa oriental: 1.100.000 casos.
# Africa Centro y Norte: 4.200.000 casos.
# Africa al sud del Sahara: 9.200.000 casos.
# Asia oriental y Pacífico: 10.400.000 casos.
# Asia (sur, sudeste): 17.900.000 casos.
# Australia y Nueva Zelanda: 11.000 casos.

Nota: A pesar de ser una enfermedad que no distingue clases sociales; la sola observación de la distribución geográfica de la enfermedad, refleja el tremendo impacto que la situación de pobreza, el sub-desarrollo y la superpoblación generan para favorecer la extensión de la enfermedad.

En 1993, la OMS decretó el estado de emergencia mundial, pero la respuesta política ha sido muy pobre. Sólo el 10% de los enfermos reciben tratamiento abreviado y completo sugerido por esta entidad mundial. Si se aplicara adecuadamente en los países más grandes (Brasil, Méjico, Bangla Desh) , ¾ partes de los casos se curarían. Países como Angola, Burundi, Vietnam, China y Tailandia tienen altas tasas de infección que siguen en franco aumento.

El Plan Mundial para Detener la Tuberculosis (2006-2015), propone una hoja de ruta para tratar durante los próximos 10 años a 50 millones de personas con tuberculosis y proporcionar tratamiento antirretrovírico a 3 millones de pacientes con tuberculosis y VIH/SIDA. El objetivo consiste en reducir a la mitad la prevalencia y la mortalidad de la tuberculosis para 2015, en comparación con los valores de 1990. Este plan pareciera alentador teniendo en cuenta que la tasa de curación está en el 84% (OMS-2007).

Vale la pena incluir aquí las palabras de Arata Kochi director del Programa Mundial de la OMS contra la TBC: “va en beneficio de los países ricos ayudar a los menos desarrollados a luchar contra la TBC, antes que ellos mismos se conviertan en campo de batalla”.

El 24 de Marzo de cada año, se celebra el Día Mundial de la Tuberculosis.

Clínica

El contagio se da a través del esputo o gotitas de Pflügge, aunque un 5% puede ingresar por vía digestiva. La aspiración de microgotas menores a 5u, pareciera ser la condición necesaria para la llegada de bacilos al tracto respiratorio (por lo tanto es raro el contagio por utensilios u objetos personales). La tos y el estornudo son elementos favorecedores.

La diseminación hematógena se produce en la primoinfección natural por el bacilo de Koch. De generar enfermedad, produce las formas miliar (pulmonar) y extrapulmonares (meníngea, ósea y septicemia). Su aparición puede durar entre 20 a 60 días y hasta años. La forma miliar es la más grave y constituye el 6-8% de los casos totales, en su mayoría en niños menores de 2 años (en este grupo, la incidencia de esta forma clínica, es del 50%).

En relación a los contactos directos: si se trata de un caso sin bacilos, se infecta sólo un 1.5% de los convivientes; si es un caso con bacilos, aumenta considerablemente esta relación.

El diagnóstico oportuno y el tratamiento supervisado, conjuntamente con la vacuna BCG, es la tríada indispensable para el control de la tuberculosis.

Situación en Argentina

En nuestro país, la cobertura de vacunación que en 1980 oscilaba en el 51%, hoy alcanza niveles cercanos al 100%. Para 1986, el UNICEF ubicaba a la TBC como la novena causa de muerte de niños entre 1 y 4 años (tasa 1,6%).

En Buenos Aires, se estiman unos 2.000 casos nuevos por año (la mitad proviene del interior de la Provincia). Las cifras revelan 28 casos nuevos cada 100 mil habitantes, con una mortalidad del 7%.

La enfermedad constituye el 11,4% del total, en menores de 15 años, a pesar que las coberturas de vacunación BCG rondan el 100%. La máxima incidencia se registra en los menores de 6 años que se contagian de sus padres.

Según el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias "E. Coni", de Santa Fe -único centro colaborador de la OPS/OMS en tuberculosis de América-, la tasa de incidencia para 2006 en Argentina , fue de 25,7 cada 100.000 habitantes; lo que equivale a unos 10.280 casos totales, con unas 800 muertes anuales (19% asociadas a HIV).

Nuestro país posee un mediano grado de incidencia de TBC (EE-UU con tasa inferior a 10/100.000 es de baja incidencia). La proporción estimada de casos diagnosticados de TBC multirresistente en relación con los casos totales está por debajo del 2%. Un 37% de los casos está relacionado con el uso de drogas, y un 36%, con el VIH (en este último grupo, la mortalidad es del 30%).

En la Provincia de Buenos Aires, esta incidencia fue de 29 casos cada 100 mil habitantes.

Nota: Una investigación del Grupo de Trabajo Argentino en Tuberculosis, afirma que la incidencia anual de tuberculosis en los trabajadores de la salud argentinos es 3,7 veces mayor que la de la población general.

Situación en América

Unas 12.000 personas contraen la enfermedad anualmente, a pesar que se cuenta con medicación grtatuita. De éstos, sólo un 60% cumple con el tratamiento y se curan. El 40% restante abandona o nuca inicia este tratamiento por razones de distinta índole (sociales, culturales, económicas, sanitarias, etc.).