Sarampión en el mundo. Informe de la OMS

Un reciente informe de la OMS (22/9/17) revela que desde enero de 2016 hasta julio de 2017, los países de la Región Europea notificaron 14.591 casos confirmados de sarampión, de los que 9.386 (62%) corresponden a 2017. Entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2017, la mayoría de los casos fueron notificados por Italia (3.660), Rumania (1.844) y Ucrania (943).

De todos los casos, 3.972 (42%) fueron adultos mayores de 20 años, mientras que 2.024 (22%) tenían entre 1 y 4 años. Respecto al estado de vacunación, el 84% no estaban vacunados, mientras que el 17% refirió tener una dosis de la vacuna contra el sarampión.

La sub-óptima cobertura de vacunación en muchos de estos países ha favorecido la diseminación del sarampión. Países de otros continentes (China, Etiopía, India, Indonesia, Laos, Mongolia, Filipinas, Nigeria, Sri Lanka, Sudán, Vietnam, Tailandia, entre otros) también notificaron brotes de sarampión entre 2016 y 2017.

En la Región de las Américas, en el mismo período se notificaron 167 casos confirmados de sarampión en tres países: Argentina (3), Canadá (45) y Estados Unidos (119). Todos los casos confirmados fueron casos importados de otros continentes. El 36% de los casos confirmados son niños entre 1 y 4 años de edad, seguido de adultos entre 20 y 49 años de edad (32%). En Venezuela hay 34 casos confirmados y 42 en vías de investigación.

La Región de las Américas fue la primera declarada libre de los virus de la rubeola en 2015 y del sarampión en 2016. La principal medida para evitar la introducción y diseminación del virus del sarampión es la vacunación de la población susceptible, junto con un sistema de vigilancia de alta calidad y suficientemente sensible para detectar oportunamente todo caso sospechoso de sarampión o rubéola. Considerando que los virus del sarampión y la rubéola aún circulan en otros continentes y que la llegada de los viajeros internacionales a las Américas se incrementó en un 4% en el 2016, se espera que ocurran casos en viajeros no vacunados.

La Argentina hace 17 años que está libre de la enfermedad: en 2000 se registró el último caso autóctono y en 1998 la última víctima mortal. Los últimos 3 casos importados obligan a redoblar la vigilancia. debemos tener en cuenta que desde 2010 se han registrado 23 casos importados de sarampión en la Argentina, 17 luego de la Copa del Mundo de Fútbol 2010, en Sudáfrica. El último caso fue en 2014, en una turista japonesa.

Es más que evidente que debemos intensificar las acciones de vigilancia epidemiológica y vacunación según los esquemas nacionales, tratando de conseguir coberturas del 95% e insistir en la vacunación de los viajeros a latitudes donde el sarampión aún no está controlado o se encuentra en pleno resurgimiento, precisamente por haber descuidado la inmunización contra el sarampión.

Fuente: Actualización epidemiológica del sarampión - Organización Mundial de la Salud (OMS)

 

El brote de sarampión crece en Europa

La última nota que he publicado (Alerta: Sarampión en Europa) estaba referida al mes de marzo (recomiendo su lectura para entender y comparar los datos actuales). El último informe nos informa de los sucesos hasta principios de julio. Los casos han llegado a 35.000 y han provocado 32 muertes. De ese total, Italia refiere 2.800 casos, con 300 hospitalizados y una estadística clara: el 89% de los casos de han dado en no vacunados y el 6% en vacunados con una sola dosis (el esquema es de 2 dosis). En Rumania, 3.000 casos con 17 muertos. Un 25% entre 0 y 14 años y una mediana de 27 años. Para establecer una comparación, en Latinoamérica, donde el sarampión está controlado, un solo caso autóctono se toma como brote epidémico. Por ello, la situación actual preocupa a la Unión Europea que por ahora está generando distintas reacciones en los distintos países.

Italia, Alemania y Francia están decretando la obligatoriedad de la vacunación, mientras España lo está debatiendo y hasta se piensa en sancionar a los médicos que no indiquen vacunas. Alemania multaría con 2.500 euros a los padres que no vacunen a sus hijos.

Precisamente, las medidas apuntan a elevar las coberturas de vacunación, que en los últimos años han ido decayendo y generando bolsones de susceptibles a padecer la enfermedad. Cuanto más numerosos sean, mayor riesgo de brotes epidémicos.

Una muerte por sarampión en Estados Unidos

Una mujer se convirtió en la primera persona en morir a causa del sarampión en los últimos 12 años en los Estados Unidos, informaron la semana pasada las autoridades sanitarias del estado de Washington. La paciente no había experimentado los síntomas clásicos de la enfermedad, por lo que las autoridades solo la pudieron determinar con la autopsia, que arrojó una neumonía causada por el sarampión.

La mujer, con una inmunodeficiencia, se habría contagiado el sarampión en un brote registrado en el centro médico en el que estaba internada. En ese lugar, otro paciente dio positivo para sarampión, precisó el Departamento de Salud de Washington. Ya han transcurrido más de tres semanas desde que se registró el último caso activo de la enfermedad en el estado, lapso durante el cual una persona expuesta a la enfermedad puede desarrollarla, por lo que las autoridades descartan que se presenten más casos por el momento.

Leer más:Una muerte por sarampión en Estados Unidos

Pediatra recuerda a los pacientes con sarampión antes de la vacuna

En 1962, durante mi último año en la facultad de medicina, trabajé en la clínica de la noche en el Hospital General de Louisville. A la 6:00 de la tarde la sala de espera estaba llena y no era raro, ni siquiera para un estudiante de medicina como yo, diagnosticar los varios casos de sarampión que necesitaban tratamiento en un ambiente donde lo que abundaba era la tos y donde muchos niños se presentaban con el inconfundible sarpullido y los ojos enrojecidos que son tan comunes en los pacientes con sarampión.
 
La mayoría de casos que veíamos eran casos de sarampión. El sarampión es una de las enfermedades más comunicables que se puedan encontrar. Las fiebres asociadas a estos pacientes eran extremadamente altas y los medicamentes que usábamos para reducirlas tenían efectos secundarios lamentables. La única cosa que podíamos hacer era tratar los síntomas del sarampión; no podíamos de ninguna manera ayudar a combatir la propia infección.

Recuerdo vivamente cómo estaban de enfermos los niños y también recuerdo las expresiones de preocupación que tenían sus padres. Estaban preocupados y se sentían impotentes. Tenían derecho a sentirse preocupados porque algunos de esos niños morían. Puedo asegurarles que los médicos estaban tan preocupados como los padres. No había mucho que pudieramos hacer. No teníamos ninguna herramienta para luchar o para prevenir la enfermedad.

Ver artículo completo, Dr. Huff de Olson

La vacuna del sarampión protege contra otras enfermedades

Un nuevo estudio sobre la vacuna del sarampión acaba de develar que no solo protege contra esa dolencia, sino también contra muchas otras enfermedades infecciosas. Los investigadores han descubierto que, desde que fue introducida, la vacuna ha salvado millones de vidas más de las que se pensaba y explican por qué.
La introducción de la vacuna en niños se realizó entre las décadas de 1970 y 1980, y causó un claro beneficio en la salud pública. Solo entre 2000 y 2013, evitó 15 millones de muertes, lo que es equivalente a salvar a todos los niños nacidos en España durante 36 años.

Leer más:La vacuna del sarampión protege contra otras enfermedades