Marcas

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNAS ANTIPOLIOMELÍTICAS

 

 Nota importante:  Las marcas o nombres fantasía contenidas en esta página corresponden a la farmacopea de la República Argentina, país de origen de este sitio; por lo tanto constituyen sólo una referencia para el mismo. Estas marcas pueden modificarse o no, e incluso diferir en otros países. No deben tomarse en ningún caso como indicación o sugerencia sin una consulta o prescripción médica.

Específicas

 VPO - VACUNA POLIVALENTE ORAL (varias marcas)

 VPI - VACUNA POLIVALENTE INYECTABLE (varias marcas)

Asociada con antitetánica, anticoqueluchosa y antidiftérica (cuádruple)

 TETRAXIM

Asociada con antitetánica, anticoqueluchosa a célula entera, antidiftérica y antihaemophilus (quíntuple)

 PENTACT-Hib

Asociada con antitetánica, anticoqueluchosa acelular, antidiftérica y antihaemophilus (quíntuple)

 PENTAXIM

Asociada con antitetánica, anticoqueluchosa, antidiftérica, antihaemophilus y antihepatitis B (séxtuple)

 INFANRIX HEXA

Vacuna Antipoliomielítica

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

VACUNA ANTIPOLIOMIELÍTICA

 

ACTUALIZADO AL 16/4/16
INDICACIONES
VACUNACIÓN DE BLOQUEO
CONTRAINDICACIONES
EFECTOS COLATERALES
CALENDARIO ARGENTINO

Antígeno inmunizante: VPO (cepa Sabin) y VPI (cepas Salk o Lepine).

VPO (Poliovirus Oral): Es una suspensión acuosa de virus vivos atenuados de tipo I, II y III, cultivados en células de riñón de mono o diploides humanas. Históricamente es conocida como Sabin oral, haciendo honor al apellido de quién la desarrolló, el Dr. Albert Sabin.

Vacuna antipolio oral Gentileza OMS Las primeras vacunas comenzaron a utilizarse en 1955, aunque su uso masivo se implementó en el inicio de los sesenta. En 1962 ya incluía las tres cepas. La cepa 3 es la más inestable y la responsable principal de las polio post-vaccinales (por rápida mutación al estado salvaje durante la replicación); aunque presenta mucho menos riesgo de afectar al SNC (esta posibilidad es más alta en las dos primeras dosis, con prevalencia de la primera).

La inoculación oral infecta orofaringe y tracto gastrointestinal, induciendo la formación de IgA secretoria a nivel local. El antígeno vaccinal se excreta en heces durante varias semanas, produciendo una circulación efectiva en forma secundaria: ésto es una barrera epidemiológica para el poliovirus salvaje, con resultados óptimos en la vacunación de bloqueo (deja anticuerpos en la mucosa intestinal y circulantes). Esta capacidad de recirculación de las cepas atenuadas, contribuye a que la cobertura de vacunación sea mayor que la reflejada estadísticamente: es la vacuna ideal para inmunización masiva, por esta acción indirecta.

La respuesta inmunitaria de la VPO, es mayor del 90% y la eficacia estimada oscila entre el 95 al 98% para los tres serotipos, después de la 3ra. dosis. La duración de la inmunidad conferida se estima igual o mayor a 15 años; dependiendo de las condiciones del huésped.

La interferencia de otros enterovirus (Coxsackie, Echo, etc.) puede disminuir la respuesta inmunitaria a la vacuna.

Nota: La vacuna oral puede conservarse en freezer (-20°C) antes de su distribución durante 2 años. Una vez descongelada no puede volver a congelarse y se debe mantener en el rango habitual de las vacunas (2°C - 8°C) durante 6 meses a 1 año (según el fabricante). El frasco multidosis, una vez abierto, se puede utilizar por 4 semanas, siempre que se asegure su mantenimiento a la temperatura mencionada, ya que por su manejo genera una mayor manipulación que otras vacunas. De utilizarse en conservadoras de mano con refrigerantes para actividades en terreno, deberá desecharse luego de la jornada de labor.

VPI (Poliovirus Inactivados): También incluye 3 tipos, pero los PV son cultivados en células diploides humanas o Vero, e inactivados con formalina.

En uso desde 1954, fue la culminación de las investigaciones del Dr. Jonas Salk; logrando hacer frente a la pandemia que asolaba el mundo en esos años, y cuyas secuelas aún hoy son sufridas por millones de personas.

Desde 1987, su potencia es mayor a las de uso histórico.

Esta vacuna se aplica en forma subcutánea o intramuscular y produce inmunidad sistémica a través de anticuerpos circulantes; por lo tanto es muy efectiva como inmunización individual (100% de eficacia). Por la misma causa, no puede usarse operativamente como barrera epidemiológica. La combinación estructurada de ambas vacunas, en países con alta cobertura de vacunación, protege al individuo y a la comunidad. Este principio ha sido adoptado por algunos países y su discusión ha generado polémicas en el ámbito de la OMS, entidad que previene sobre los riesgos que se presentarían con la desactivación de la inmunización con VPO.

Se presenta en forma individual o acompañando a otras vacunas, en presentaciones múltiples (llamadas en forma popular Quíntuple o Pentavalente; Séxtuple o Hexavalente; Heptavalente)

a) combinada con DPT y anti-Haemophilus
b) combinada con DPT y anti-Hepatitis B
c) combinada con DPT, anti-Hepatitis B y anti-Haemophilus

La última recomendación de la ACIP, que reemplaza a la de 1997, determina el uso de la VPO para control de brotes, niños sin vacunar que viajen antes de 4 semanas a países con polio y en aquéllos que no aceptan las inyecciones (pero sólo para la 3a. y/o 4a. dosis).

Indicaciones

VPO: Debe vacunarse sistemáticamente a toda la población susceptible. Epidemiológicamente, la vacunación interrumpe la cadena de transmisión. Las coberturas deben acercarse al 100% para cumplir con el objetivo de erradicación.

El esquema básico es de 3 dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad (o con un intervalo mínimo de 30-45 días según se use VPI o VPO). Un refuerzo al año de aplicada la última dosis y un segundo refuerzo al ingreso escolar (total: 5 dosis). No se recomienda su uso rutinario en adultos y embarazadas, porque la mayoría ya no es susceptible.

Nota 1: Debe tenerse en cuenta que el niño a vacunar no ingiera alimentos al menos media hora antes y después de la vacunación por vía oral, para evitar su regurgitación o vómito. Si ésto sucediera, a los 5-10 minutos posteriores a la vacunación, debe repetirse la dosis.

Nota 2: La interrupción del esquema no implica reiniciarlo, sino completar la serie de dosis necesarias sin interesar el tiempo transcurrido desde la última dosis y con los intervalos de tiempo mínimos recomendados. En niños entre 1 a 6 años que no hubieran recibido dosis anteriores, deben administrarse 3 dosis de VPO con un intervalo de 6 semanas. Si la 3a. dosis fue administrada entre los 4 y 6 años, no debe administrarse la dosis correspondiente al ingreso escolar.

VPI: Tiene como indicaciones fundamentales:

a) Adultos que deban completar o reforzar su esquema por mayor riesgo de exposición (viajeros a zonas endémicas o epidémicas, contactos, personal en contacto o manipulación del virus).

b) Pacientes con inmunodeficiencia primaria o secundaria, y sus contactos familiares ante el riesgo de parálisis asociada a VPO.
En aquellos pacientes que han recibido tratamiento inmunosupresor, deben respetarse ciertos tiempos (Argentina - Normas Nacionales de Vacunación):

1) Trasplantados: 6 a 12 meses.
2) Quimioterapia: 3 meses.
3) Corticoterapia: 1 mes.
4) Radioterapia total: 1 mes.

c) Adultos no vacunados previamente o que no hayan completado el esquema básico de inmunización con PVO (la tasa de infección post-vacuna PVO, es levemente más alta en adultos que en niños). Los adultos no inmunizados previamente pueden cumplir un esquema de 0-1-6 o 12 meses.

d) Pacientes internados.

Vacunación de Bloqueo

Ante la probable existencia de un caso de Parálisis Fláccida Aguda (PFA) - la que en el ámbito sanitario se toma como una polio hasta que se demuestre lo contrario -, se recomienda iniciar en el área de aparición, dentro de las 48 hs. subsiguientes, el control de los esquemas de inmunización de todos los menores de 18 años. Deben completarse todos aquéllos incompletos (o no certificados). Por otra parte deberá determinarse hasta que edad se debe extender la indicación de vacunación y el área de riesgo correspondiente. Si la situación epidemiológica lo exigiera, se podrá iniciar la vacunación a partir del 1er. mes de edad (esta dosis no será incluida en el esquema básico).

Contraindicaciones

Situaciones generales:
Vómitos - Diarrea - Inmunocomprometidos primarios o secundarios - Enfermedad febril con compromiso del estado general - Convalescencia inmediata de intervenciones quirúrgicas orofaríngeas y digestivas - Embarazo (aunque no hay certeza de efectos teratogénicos) - Pacientes internados en Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales - Alergia reconocida a algunos componentes de la vacuna (estreptomicina, neomicina y polimixina B).

La VPO en inmunodeficiencias primarias o secundarias (si se vacuna inadvertidamente a un contacto cercano de un inmunosuprimido, debe aislárselo por lo menos durante 4 a 6 semanas, tiempo máximo de excreción del virus vacunal).

Pueden ser aplicadas junto con otras vacunas en forma simultánea, o sin un intervalo específico - anterior o posterior - con otras vacunas vivas parenterales. La VPO no debe administrarse simultáneamente con vacunas anticolérica ni antitifoidea.

Falsas contraindicaciones:

Lactancia; diarrea leve; antibioticoterapia.

La aplicación de inmunoglobulinas dentro de los tres meses previos a la vacunación parecen no interferir en la respuesta inmunitaria.
Puede aplicarse simultáneamente o sin intervalo específico con otras vacunas a virus vivos parenterales.

Efectos Colaterales

Fiebre, diarrea, cefalea y dolores musculares (- 1%)
Parálisis asociada a vacuna en vacunados o personas en contacto con ellos (ver más arriba). El riesgo es mayor con la 1a. dosis (1 caso en 1.400.000 - 3.400.000 dosis) y menor para las siguientes (1 caso en 5.900.000 dosis). Para los contactos, 1 caso en 6.700.000 dosis; pero en inmunodeficientes el riesgo es 3.200 a 6.800 mayor que en inmunocompetentes. Este efecto adverso no invalida su utilización para el control y erradicación de la enfermedad.

Nota: A partir de 2016 se cambian las dos primeras dosis orales por inyectables, lo que disminuye drásticamente los efectos antes mencionados.

Calendario Nacional de Vacunación (Argentina)

La vacuna antipoliomielítica se aplica a los 2, 4 y 6 meses (o un intervalo mínimo entre dosis de 45 días), con refuerzos a los 18 meses (o un año después de aplicada la última dosis) e Ingreso Escolar (total, 5 dosis).

A partir de abril de 2016, en una estrategia mundial, se produce un cambio en el tipo de vacuna y cepas (ver: Nuevo esquema de vacunación antipolio)

2 meses - 1a dosis con VPI (inyectable)

4 meses - 2a dosis con VPI (inyectable)

6 meses - 3a dosis con bVPO (oral bivalente)

15 a 18 meses - 1er refuerzo con bVPO  (oral bivalente)

Ingreso escolar - 2° refuerzo con bVPO (oral bivalente)

Notas relacionadas:

CALENDARIO ARGENTINO DE VACUNACIÓN

Poliomielitis

ENFERMEDAD VACUNA MARCAS NOVEDADES

 

POLIOMIELITIS

 

ACTUALIZADO AL 6/8/14
AGENTE ETIOLÓGICO
DATOS
EPIDEMIOLOGÍA
CLÍNICA
SITUACIÓN EN AMÉRICA
SITUACIÓN EN ARGENTINA
SITUACIÓN EN EL MUNDO

La poliomielitis paralítica fue la primera enterovirosis que se descubrió y la más importante hasta el día de hoy.

El término deriva del griego y hace referencia al sector afectado de la médula espinal. Se han descripto enfermedades compatibles con Polio en tratados antiguos. Recién en 1789, Underwood describe la enfermedad como parálisis de los miembros inferiores en niños de corta edad. En 1840 se la denomina por primera vez "parálisis infantil".

El virus fue aislado por vez primera por Landsteiner y Popper, en 1908. La primera epidemia europea se registró en el siglo XIX. A partir de allí, todos los años se reportaban casos.

La morbimortalidad fue en aumento hasta la tristemente recordada década del cincuenta, dónde las vacunas creadas por los doctores Jonas Salk y Albert Sabin casi al mismo tiempo, fueron el remedio certero para el control de esta pandemia. Luego de medio siglo de esfuerzos, ha sido erradicada en América (1994), Oeste del Pacífico (2000) y Europa (2002). Está cada vez más cerca la posibilidad de que sea erradicada del planeta, siguiendo históricamente a la Viruela.

Agente Etiólogico

Virus de la polio

 

El virus Polio pertenece a los enterovirus, de la familia Picornavirus y se divide en tres tipos: 1, 2 y 3. El tipo 1 es el que tiene mayor capacidad de producir parálisis y los anticuerpos inducidos por la infección son duraderos.

 

Datos

En período epidémico, las formas paralíticas con relación al número total de individuos afectados es de 1 en 50 (hasta un mínimo de 1 en 1000). Los factores que influyen son:

1) Patogenicidad intrínseca de los tipos de PV. En la Argentina el más común de las formas aparentes es el tipo 1.

2) Propiedades de las diferentes cepas de cada tipo antigénico (aparentes y no aparentes).

3) Factores inherentes al huésped (edad, condición socioeconómica, etc.).

Esta característica epidemiológica hace que la diseminación de la enfermedad sea rápida antes de detectar el brote.

Epidemiología

Los PV (poliovirus), tienen una distribución universal y afectan principalmente a los niños, ya que los adultos son inmunes por infecciones subclínicas. En las regiones tropicales es prevalente durante todo el año, mientras que en la zona templada lo hace en verano y otoño. Se ven afectadas habitualmente las zonas urbanas y más pobladas, pero también lo hacen poblaciones rurales o dispersas. En condiciones precarias de vivienda e higiene, la enfermedad puede presentarse tempranamente.

Virión polioLa infección por PV se produce a nivel gastrointestinal y el 90% de estas infecciones son asintomáticas. El hombre es el único reservorio y el contagio se produce de persona a persona. La incubación es de 6 a 20 días y la principal puerta de entrada es la boca (se puede encontrar en orofaringe a las 24 hs.). Una semana más tarde se instala en el tejido linfático del intestino y se lo aísla en heces (por lo tanto, transmisión oral-oral, una a dos semanas después; y fecal-oral, una a seis semanas después). El mayor contagio se da poco tiempo antes y después del comienzo de la clínica.

Nota: Esta persistencia en fauces primero, y en heces luego, son los principios utilizados para la vacunación oral. La transmisión de los virus vaccinales a otros convivientes o personas cercanas, hacen que la circulación del virus salvaje se vea restringida y bloqueada. Esta situación es la que defiende la OMS, para el mantenimiento de este tipo de inmunizante en la vacunación masiva: se calcula que por cada vacunado, otros diez lo son por vía indirecta.

Esta misma persistencia es la que contraindica la vacunación con Sabin Oral a los convivientes con un inmunodeprimido, ya que los riesgos de infección por virus vacunal son importantes. Éstos enfermos, a su vez, pueden excretar el virus durante mucho tiempo.

Fases epidemiológicas

Endémica: La circulación del PV induce la infección a edades tempranas (en las épocas de brotes, a los 4 años casi toda la población tenía anticuerpos para los tres tipos de PV). El número de casos paralíticos es alto, aunque menor que en las otras dos fases.

Epidémica: Aquí aparece en edades más avanzadas, por lo que hay un aumento progresivo de individuos susceptibles hasta formar un "grupo crítico". En ese momento se produce una rápida y extensa circulación del PV salvaje, provocando un brote con gran cantidad de casos paralíticos.

Vaccinal: La vacuna da como resultado circulación del virus vaccinal, inmunizando secundariamente a personas no vacunadas, aunque no con los 3 tipos de PV.

Vacuna oral Gentileza OMS Los programas de vacunación bien organizados han conseguido tan buenas coberturas, que han hecho que la circulación del PV salvaje sea nula en los últimos años y se haya conseguido la erradicación de la enfermedad en la Región de las Américas (tal como sucedió en su momento con la viruela). La instalación de redes de vigilancia epidemiológica, han servido para el control de esta terrible enfermedad.

No ha sucedido así en otros lugares (especialmente en Euroasia y África), por lo que no debe disminuir la vacunación contra la Poliomielitis Paralítica: el fácil traslado hoy, de un continente a otro, hace que los riesgos de casos importados sigan existiendo. Esta situación ya se ha hecho realidad: en algunos países desarrollados se han producido brotes esporádicos en grupos no inmunizados (generalmente por situaciones culturales o religiosas).

Nota: En los países con buenas y sostenidas coberturas, los casos paralíticos observados se relacionan directa o indirectamente con los virus vacunales. En los EE.UU. se ha implementado la vacunación con PVI (poliovirus inactivados), por la incidencia de casos posvacunación registrados con la vacuna oral; aunque se sabe actualmente que la relación vacuna/enfermedad ha disminuido notablemente. Otros países se están integrando a esta sistemática; entre ellos la Argentina.

El conocimiento de los casos no debe limitarse a las formas paralíticas, sino que se debe extremar el celo en los diagnósticos diferenciales y la evolución epidemiológica.

Diagnósticos Diferenciales: Guillain-Barré, mielitis transversa, parálisis facial, meningoencefalitis, otros enterovirus.

Clínica

La transmisión es a través de agua contaminada con heces o vómitos de infectados o portadores; manos o alimentos contaminados (La ingestión de mariscos contaminados crudos ha sido causal de epidemias. También se han detectado cangrejos). Puede ser transportado por las moscas.

La incubación dura entre horas y 5 días. El período de contagio se extiende en forma paralela a la diarrea, aunque el estado de portador puede persistir meses. Existen casos leves, especialmente en los niños, con sólo diarrea. Pero los graves pueden matar en horas si la persona afectada no es tratada; en este caso la letalidad es del 50%, pero con tratamiento desciende al 1%.

Manifestaciones clínicas:

Infección no aparente: constituye el 90 a 95% de las infecciones. La infección es contenida en los tejidos linfoides profundos del intestino.

Forma abortiva: 4 al 8% de las infecciones. Al no ser contenidos, los PV hacen una viremia transitoria, con cuadro general y clásico; es pasajero y no dura más de 2 días. Clínicamente es indiferenciable de cualquier otro proceso viral.

Meningitis aséptica: es el 1%. Es similar a la anterior, presenta menos afectación que las meningitis bacterianas y el cuadro es similar a las producidas por otros enterovirus (viremia más prolongada). El diagnóstico específico es por laboratorio: 2 coprocultivos de muestras tomadas de los 15 días posteriores al inicio de los síntomas.

Secuela de polio Gentileza OMS Forma paralítica: del 0.1 al 2% de las infecciones. Llegado al cerebro, el PV se disemina por el mismo y la médula por vía neuronal, destruyendo focalmente la sustancia gris con afectación de neuronas motoras y autónomas (cuerpo anterior y núcleos del puente). Los virus desaparecen rápidamente pero las reacciones inflamatorias persisten por varios meses. Los afectados pueden quedar con secuelas leves o con parálisis permanentes. La poliomielitis paralítica se presenta en 3 formas: espinal (la más común), bulbar o la combinación de ambas.

Polioencefalitis.

La mortalidad es del 4% en niños y del 15-30% en adultos (según el grupo etáreo). Ésta aumenta hasta el 75% en la forma bulbar.

Situación Actual en America

Los adelantos alcanzados en la Región de las Américas por el Programa Ampliado de Inmunizaciones y la reducción de la morbilidad por polio fue plasmada en Washington, en septiembre de 1985, por el Consejo Directivo de los 35 países integrantes de la OPS; cuando fijaron como meta la erradicación de la transmisión autóctona del PV salvaje en el hemisferio, para 1990.

En 1987, comenzó el Programa de Erradicación de la Poliomielitis y así, el último caso provocado por virus salvaje, fue detectado en Perú, en 1991.

Tres años después fue declarada la erradicación en el Hemisferio Occidental y certificada por la CICEP (Comisión Internacional para la Certificación de la Erradicación de la Poliomielitis). La inmunización sistemática no debe suspenderse, ya que pueden importarse casos de zonas afectadas o comunidades no vacunadas. Por ello, todo caso de Parálisis Fláccida Aguda (PFA) en menores de 15 años, debe ser denunciado como sospechoso.

Clasificación de casos:

Sospechoso: PFA en menor de 15 años.
Confirmado: caso sospechoso con confirmación de virus salvaje por laboratorio.
Asociado a vacuna: PFA en vacunados entre los 7 a 30 días previos o contacto con vacunados (debe relacionarse el virus con la cepa vacunal).
Compatible: todo caso sopechoso sin estudio de laboratorio y seguimiento por fallecimiento; o caso vinculado a otro confirmado.
Descartado: enfermedad paralítica aguda no polio.

Situación en Argentina

En 1956 se notificaron 6.490 casos, con una tasa de mortalidad del 33,7 %o. Desde 1964, con el advenimiento de la Sabin oral, se produjo un descenso de la incidencia de la enfermedad (la mínima fue en 1967 con 0.3 por 10.000).

Vacunación antipolio masiva Año 1953-Gentileza CDC La posterior falta de continuidad en los programas de vacunación desencadenó un aumento de casos desde 1968, con un brote que se prolongó hasta 1974. La instalación de operativos masivos de vacunación desde 1971, más el sistema intensificado de vigilancia permitieron el control de la misma, llegando a ningún caso en 1977. Entre 1978 y 1984 hubo brotes aislados, la mayoría de ellos, del tipo 1. Desde ese año (1984) no se registran casos de poliomielitis por virus salvaje en nuestro país. En 2009, se notificaron 57 casos de parálisis fláccida aguda (PFA), en menores de 15 años. La media para los últimos 11 años siempre se mantuvo entre 1 y 1,5 por 100.000.

La realidad actual nos muestra la alta cobertura de vacunación alcanzada por el exitoso programa: más del 95%. El Servicio de Neurovirosis del Instituto ANLIS/Malbrán es el Laboratorio de Referencia acreditado por la OMS/OPS para los siguientes países: Argentina, Paraguay, Bolivia y Chile.

Situación Mundial

Lamentablemente, la meta de la OMS, de erradicación global de la polio para fines del año 2000, ha sido postergada. Motivos disímiles como la falta de vacunas, problemas de logística y conflictos armados, han determinado que otro de los grandes objetivos del siglo pasado no haya podido lograrse.

En el año 2003 se contabilizaron 6.659 casos de polio en el mundo, distribuidos en 30 países. En 1985, había cerca de 350.000. La Región de Asia Sudoriental es el foco más grande que resta en el mundo.

Pero la noticia más relevante y que deberá seguirse con atención, es la aportada por la OMS en marzo del 2001: no hay denuncias de casos provocados por el poliovirus tipo 2 desde 1999. esto podría significar la erradicación global de esta cepa (ver gráficos abajo).

A pesar de este espectacular progreso, varios países, la mayoría de ellos afectados por guerras y hambruna - en Asia y África -, van a seguir padeciendo la circulación de otras cepas del virus salvaje, con las funestas consecuencias que ello significa.

Para lograr la erradicación de la enfermedad, además de altas coberturas de vacunación se debe mantener una vigilancia intensificada de parálisis fláccida aguda (PFA), apoyada por una red regional de denuncia.

 

Definición de caso

Video de la pandemia de poliomielitis en los años '50 (comentario en inglés)