Fiebre amarilla: aseguran que una dosis de vacuna sirve de por vida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy que una sola dosis de la vacuna contra la fiebre amarilla garantiza una inmunidad de por vida y que no es necesario vacunarse cada diez años cuando se vive o viaja a zonas de riesgo, como actualmente.

La fiebre amarilla, una patología viral hemorrágica y para la que no existe un tratamiento específico al margen de la vacunación, es endémica en 44 países, de los cuales 9 son latinoamericanos: Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela. En el mundo, la población en riesgo representa 900 millones de personas. Cada año se registran unos 200.000 casos de fiebre amarilla en el mundo, con una concentración creciente en la región de África subsahariana.

"La directiva convencional ha sido que la vacuna de la fiebre amarilla tenía que ser reforzada después de diez años, pero la revisión de la importante evidencia que tenemos ha dejado en claro que una dosis única es efectiva", confirmó en Ginebra el especialista de la OMS, Philippe Duclos.

Un equipo de expertos en inmunizaciones de la OMS determinó, después de varios años de estudios y de reunir evidencia científica, que la vacuna de refuerzo en realidad no ofrece ninguna protección adicional luego de la primera dosis. Por lo tanto, la recomendación de inmunizar cada diez años a las poblaciones en zonas de riesgo, así como a las personas que viajan a esos lugares, ha dejado de ser válida.

El 15 por ciento de los enfermos desarrolla una forma severa de la enfermedad y, entre ellos, la mortalidad llega al 50%, explicó Duclos a Efe. Las muertes se estiman oficialmente en 30.000 por año en todo el mundo, pero la curva ha ido en ascenso en los últimos 20 años y ahora se cree que, únicamente en África, podrían registrarse 60.000 fallecimientos al año por la fiebre amarilla.

El organismo internacional transmitirá a los países su nueva posición con el fin de que modifiquen sus calendarios de vacunación, aunque la decisión final dependerá de las autoridades nacionales. La nueva recomendación tendrá igualmente un impacto importante entre los viajeros a los cerca de cuarenta países que exigen un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla, en ocasiones para entrar en el país, en otras cuando el desplazamiento incluye una región de riesgo o cuando se solicita un visado de larga duración.

Duclos dijo que la OMS espera que los países modifiquen sus disposiciones relacionadas con ese certificado y que se acepte que las personas que ya han sido vacunadas una vez están inmunizadas para toda la vida. Sin embargo, "nada fuerza a los países a aceptar", reconoció el experto.

Desde que se introdujo la vacuna contra esta enfermedad, en los años treinta, se han dispensado 600 millones de dosis y, en la actualidad, cada año la demanda (unos 86 millones de dosis) es cercana a la capacidad total de producción (entre 100 y 110 millones de dosis).

Duclos reconoció que si se generaliza la aceptación de una sola dosis de vacuna por persona, ello llevaría a que haya más dosis disponibles para proteger a la poblaciones que todavía no han sido vacunadas, sobre todo en los países más pobres. Cada dosis cuesta 1,2 dólares, incluido el coste del material necesario para la inyección, "lo que indica que no es una vacuna muy cara, pero para muchos países tampoco se trata de un gasto trivial", recalcó el representante de la OMS.

En América Latina, la cobertura de vacunación varía según los países. Según los datos más recientes obtenidos por Efe, alcanza el 78 por ciento en Argentina, el 81 por ciento en Bolivia, el 64 por ciento en Brasil, el 88 por ciento en Colombia y el 89 por ciento en Ecuador. En Panamá es del 78 por ciento; en Paraguay, del 69 por ciento; en Perú, del 51 por ciento; y en Venezuela, del 73 por ciento, entre la población que vive en zonas de riesgo.

Fuentes EFE - La Nueva Provincia - OMS

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn