Avances de nueva vacuna contra el meningococo B

Neisseria meningitidis, conocido como meningococo, causa enfermedades potencialmente mortales como sepsis y meningitis, fundamentalmente en niños y adolescentes. Hasta ahora se cuenta con vacunas efectivas para 4 variantes: A, C, Y y W135.

El grupo B, de alta contagiosidad y responsable de epidemias con alta morbi-mortalidad ha demostrado ser uno de los más difíciles de atacar y por lo tanto una carga grave de enfermedad en varias regiones del mundo donde es prevalente. Actualmente es objeto de varias líneas de estudio y se han conseguido algunos resultados en forma regionalizada.

 Este serogrupo es prevalente entre otras regiones, en América del Sur. El ensayo clínico de una nueva vacuna, cuyos resultados son publicados en la revista The Lancet, fue llevado a cabo en Chile con 1.631 adolescentes, de edad promedio de 14 años.

Los resultados mostraron que después de 2 o 3 dosis, la inmunización generó una buena protección en la mayoría de los jóvenes. El estudio fue dirigido por el profesor Miguel O'Ryan, desde la Universidad de Chile: "Este estudio fue bastante grande y permitió demostrar que con 2 dosis de vacuna, más del 98 o 99% de los adolescentes obtienen anticuerpos bactericidas, que son anticuerpos que en el laboratorio matan a la bacteria. Y esto casi nos asegura que estos niños contarán con protección si son expuestos al microorganismo natural". Específicamente, después de 6 meses, más del 90% de los que recibieron dos dosis y más de 76% de los que recibieron una dosis única, tenían títulos de protección. Estos títulos de anticuerpos se elevaron a casi el 100%, al aplicar una dosis de refuerzo.

En Sudamérica, el B es el tipo más común de meningococo y en países como Chile más de 60% de los casos de enfermedad meningocóccica son causados por este serogrupo.

 

Antecedentes:

En Europa se ha logrado implementar con éxito un programa de vacunación rutinaria infantil efectiva contra el serogrupo C del meningococo; y en Estados Unidos la población está protegida contra los tipos C y Y, pero no se cuenta con inmunización contra el principal responsable de enfermedad que circula en esas zonas, el meningococo B, porque el desarrollo de una vacuna choca contra una capa de polisacáridos (que lo recubren), que se asemejan a los polisacáridos que rodean las células del sistema nervioso central humano. Esta "semejanza antigénica" tiene dos consecuencias: puede producir una respuesta inmune menor porque el propio sistema inmune cree que es un agente ya conocido; la otra es provocar una respuesta de autoinmunidad, contra las propias células del individuo.

Esta vacuna utiliza una estrategia diferente, llamada vacunología reversa, nueva técnica de ingeniería genética que sintetiza todas las proteínas de la bacteria y elige aquéllas capaces de producir una respuesta de anticuerpos. En este caso los investigadores seleccionaron 4 proteínas para la producción de la inmunización. O'Ryan, refiere que como estas proteínas están en otros tipos de meningococo y no sólo en el B, en teoría, esta nueva vacuna podría ofrecer protección para otros tipos de la bacteria, lo que deberá probarse en futuros estudios.

Fuente: The Lancet (http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(11)61713-3/fulltext)

 

 

 

Comparte este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn